Consiste en vender los productos a través de más de un intermediario, pero sin llegar a todos los que hubieran estado dispuestos a comercializar los productos de la empresa.